Problemas derivados de la nutrición en las aves de compañía

En consulta es muy importante detectar y corregir aquellos errores dietéticos de los cuáles derivan patologías en nuestros pacientes. Debido a la mala praxis por parte del propietario a la hora de alimentar a sus aves les causa enfermedades bien sea por una deficiencia o por abundancia de nutriente donde se incluye la hipovitaminosis A, hipocalcemia, bocio.

La hipovitaminosis A: es el déficit de vitamina A causada por una dieta mal balanceada y sólo basada en semillas. Dichas semillas pueden tener a su vez déficit de calcio y desarrollar hipertaratiroidismo nutricional.

Si no se le añade de forma exógena calcio, las aves que presentan un ahipovitaminosis A acuden a consulta con hiperqueratosis plantar, hiperqueratosis del pico, blefariris debido a la metaplasia escamosa. Por ende, las aves que presentan hipocalcamia suelen tener síntomas tetánicos “temblores”. 

Es importante recodar que la excesiva suplementación de vitamina D puede dar lugar a la intoxicación de aves y lo primero que ve el propietario es poliuria-polidipsia, como síntoma inicial.

El bocio es una patología que viene derivado normalmente por el déficit de yodo, normalmente esta patología suele desarrollarse en los periquitos como resultado del consumo de agua potable con deficiencia de yodo y mixtura para periquitos con mezcla de semillas cuyo ingrediente principal es el mijo.

 

Una dieta mal balanceada pude dar lugar a diferentes trastornos: reproductivos, crecimiento anormal de plumas, hígado graso, lipomas.

No obstante, es importante contar con asesoramiento veterinario, para evitar las patologías anteriormente citadas con el simple hecho de llevar una dieta balanceada, prescrita por el veterinario.